Juan Bezzati

Juan Bezzati

Mi nombre es Juan Bezzati, naci el de 4 de Mayo de 1952, en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Realice mis estudios de Arte en la Escuela Superior  de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredon.

Allí me encontré con maravillosos profesores, de los que también aprendí luego en sus talleres particulares, Orlando Pierri, Carlos Cañas, Américo Balan.

Concurri a clínica de análisis de obra con Luis Felipe Noé, taller de pintura con Hugo Sbernini y fotografía con Horacio Coppola.

Participe en muestras colectivas e individuales en distintos espacios, Galería Mitra, C.C.Borges, Teatro 25 de Mayo, C.C.Recoleta, C.C. Marco del Pont, MALBA.

Respecto a la actividad docente, desarrolle talleres de pintura en el Espacio de Arte El Cultural, y en mi taller particular.

Seminarios en la Escuela Freudiana de Buenos Aires, Lacan y los Pintores.

Talleres sobre pintura y escultura Barroca.

Tengo el impulso de dibujar y pintar desde muy pequeño, mi primer acercamiento académico fue en un taller de caricaturas, humor gráfico. Mi primer maestro, entonces se llamo Alfredo Ferroni.

Más adelante asistí a talleres barriales, hasta que visite la muestra realizada en el Museo Nacional de Bellas Artes, “De Cezanne a Miro”, y creo poder determinar ese momento como el que marcó mi vínculo con la pintura.

Ingrese entonces a la Escuela de Arte Manuel Belgrano e inmediatamente pude pasarme a la Escuela Prilidiano Pueyrredon.

Como dije antes, mi primer deslumbramiento fue asistiendo a la muestra “De Cezanne a Miro” en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.

Respecto al primer contacto con los materiales, no podría precisarlo, pero si puedo decir que la sensación que me transmiten hoy,  seguramente es igual a la que me produjeron la primera vez que trace algún garabato sobre papel o volqué colores en alguna superficie. 

Los dos pintores que más han influido en mi vida son Velázquez y Rembrandt.

Velázquez, pintor de pintores, no solo por la maravillosa técnica que poseía, sino por su insistencia en pensar la pintura.

 Velázquez se anticipo a su tiempo realizando una serie de pinturas sobre los enanos bufones, colocando las figuras en un espacio indefinido, donde no hay piso ni fondo visible. Una de estas pinturas fue la que vio Manet en el Museo del Prado, y allí comenzó el Impresionismo.

Respecto a Rembrandt, su obra es también de una enorme destreza técnica y una profundidad emocional incomparable, esto se ve claramente en la serie de autorretratos que fue produciendo a lo largo de toda su vida.

 Tuve la oportunidad de visitar su casa en Ámsterdam, donde tenía también su taller, conservan todo de forma similar a como estaba cuando el la habitaba, muy emotivo.

 Luego puedo nombrar un sin número de pintores que también tuvieron y tienen un peso importante para mí,  Tiziano, Caravaggio, Cezanne, Turner, Kirchner, Tamayo,  Matisse, y por supuesto Picasso.

Podría hacer una lista enorme.

Respecto a los actuales, Anselm Kiefer, Frank Stella y Luis Felipe Noé en la Argentina, serian una síntesis de lo que me interesa. También aquí podría hacer una lista enorme.

 

Mi inlusion en el mundo de la pintura se desarrollo con idas y venidas, durante un tiempo me vincule con la publicidad, y desarrolle un trabajo largo y productivo.

 Llegado un momento, decidí darle a la pintura, y por lo tanto a mí mismo, el tiempo y espacio que me demandaban.  Esta decisión hubiese sido imposible de tomar sin el sostenimiento de mi compañera, Liliana.

Me fui involucrando progresiva y sostenidamente, y aun hoy continuo haciéndolo.

El análisis, con el que continuo, fue el otro soporte que me permitió zambullirme en esto.

Respecto al estilo de mis pinturas, me resulta difícil ponerle un rótulo, pero podría decir que es expresionismo, o al menos en esa línea.

No creo buscar algo, las cosas van sucediendo, van apareciendo y a veces se articulan de forma tal que uno cree haberlas buscado, pero solo fue que se alinearon.

No me acoto a los limites de tal o cual estilo, no porque lo haga intencionalmente, sino porque me atrae la experimentación y eso me lleva a probar materiales y formas distintas, incluso a producir giros estéticos que no estoy seguro que me beneficien en el sentido de asociar fácilmente mi nombre a una imagen muy determinada, pero así me sucede.

Creo no haber escogido la pintura como medio expresivo, sino que fue al revés, la pintura me escogió a mí. Sería incapaz de expresarme a través de otra disciplina artística.

Ahora, entender que esto sucedía, que esto es lo que yo era y soy, es decir un pintor, fue un camino largo y dificultoso.

Muchas sesiones, mucho diván y la creciente incomodidad de no poder esquivar eso que me constituye.

Luego será cuestión del público, de los que ven mis trabajos, determinar su valor, su calidad artística.

Entiendo que las expresiones artisticas tiene un fin en si mismo. Lo que uno produce artísticamente puede ser utilizado en diversas direcciones, como exhibidor de temas sociales, señalando eventos o situaciones soslayadas, amplificando reclamos, etc.

Como indagación personal sobre la propia intimidad y nuestro entorno o como reflexión de los límites y posibilidades del desarrollo de la actividad, la pintura pensada dentro de sus propios límites.

Todo el arte es una herramienta, en el caso de la pintura como trabajo artístico, cumpliendo la condición básica para ser considerada como tal, que es su inutilidad funcional, estoy diciendo entonces que es disfuncional, incluye una condición subversiva. Esta condición produce que algunos Artistas anticipen en sus trabajos lo que vendrá, y entendamos a lo que se referían mucho tiempo después.

Mi frase favorita, es: Yo no busco, encuentro. Pablo Picasso.

Creo que la muestra fisica de los trabajo, en una galeria, siguen siendo de mucha importancia.

 Hoy día las redes sociales facilitan la divulgación de los trabajos que uno realiza, incluso hay propuestas para la compra y venta de trabajos artísticos a través de esas mismas redes.

 Pero los trabajos colgados en las paredes de una Galería,  lo festivo de una noche de apertura, el contacto con los espectadores es muy estimulante.

No hay que olvidarse que las primeras pinturas fueron hechas en paredes de cuevas, y algo de ese rito que incluía al chaman que las pintaba y a los miembros de la tribu,  estampando sus manos pintadas para entrar en contacto con la invocación de ese espíritu, se repite.

 Leonardo decía que pintar es cuestión de la mente, y es cierto que lo es, pero además es emoción, sentimiento y descubrimiento, el autor es tan ignorante de lo que ha pintado como el espectador que ve el trabajo por primera vez, y es sorprendente la reinterpretación que se produce ante los comentarios de este.

El intercambio con los espectadores es posible, de manera más o menos amplia, en las Galerías.

Por otro lado, y creo que a esto apunta la pregunta, hay una retroalimentación entre el prestigio de la Galería y el artista. Estamos inmersos en un mundo dominado por la oferta y la demanda, y la pintura, salvo algunas excepciones, no es ajena a esto.

Respecto a la pintura que mas me ha impactado y sobre la que mas he reflexionado es Las Meninas de Velázquez.

Allí despliega toda su capacidad constructiva, Velázquez pinta un cuadro que no vemos, y nunca sabremos cual es.

¿Pinta a la Princesa y sus acompañantes, o a los Reyes que se reflejan en el espejo del fondo de la habitación?

 La sesión de pintura se encuentra interrumpida, y el no está pintando, está pensando la pintura. ¿Esta interrupción es porque ha llegado a su fin la sesión,  e ingresaron la Princesa y sus acompañantes o son los Reyes los que ingresaron, y entonces Velázquez pintaba a la Princesa?

Todo esto, mostrado con una técnica constructiva deslumbrante, utiliza la elipse barroca pero de forma innovadora, no de manera perpendicular al plano, sino rebatida, por esto se tiene la sensación de formar parte del cuadro al pararse frente a el.

El lugar desde el que se mira la escena, es el lugar de los Reyes, el lugar real, y ese es el punto externo de la elipse, nosotros como espectadores. Su opuesto es la puerta abierta en el fondo y la luz que ingresa por ella, ese es el punto de fuga.

A traves de mis trabajos intento reflexionar sobre la ambigüedad de nuestras percepciones. Nada es verdaderamente lo que creemos que es, como en “Las Meninas”.

Aquello que consideramos como real, es solo la percepción que cada uno tiene sobre un determinado evento. Este es el punto sobre el que  intento reflexionar a través de la escusa de paisajes, escenas, y otra temática.

No entiendo la pintura como una interpretacion del mundo que nos rodea, sino como declaracion de mi posicion respecto de ese mundo.

Exposiciones
2015 Esc.Freudiana de Bs.As./ Museo MALBA Fundacion Procrear
2016 Espacio cultural de Villa Urquiza/ Marcos Mallin/ Expotrastienda Galeria Mitra
2017 CGP comuna 12 Ciudad autonoma de Bs.As.
2018 BADA Bs.As. directo de artista
2019 Galeria Colorida - Lisboa - Portugal
Trayectoria
Esc.Sup.de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredon Bs.As.
Taller de pintura de Hugo Sbernini
Taller de fotografia de Horacio Coppola
Taller de pintura de Orlando Pierri
Taller de pintura de Carlos Cañas
Analisis de obra con Luis Felipe Noe

Obras

Juan Bezzati

Juan Bezzati

El vertedero 2019
Acrílico S/lienzo
120 x 180
Juan Bezzati

Juan Bezzati

La paja en el ojo ajeno 2019
Técnica mixta
90 x 130
Juan Bezzati

Juan Bezzati

El peso del cielo 2019
Acrílico S/lienzo
20 x 30
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Única nube en el cielo 2017
Acrílico S/lienzo
90 x 120
Juan Bezzati

Juan Bezzati

La vida simple 2017
Acrílico S/lienzo
120 x 180
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Hojarasca 2019
Acrílico S/lienzo
90 x 120
Juan Bezzati

Juan Bezzati

No-puente 2018
Acrílico S/lienzo
90 x 120
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Baldío 2018
Acrílico S/lienzo
100 x 150
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Vientre del volcán 2018
Acrílico S/lienzo
90 x 120
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Cardos 2019
Acrílico S/lienzo
20 x 30
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Surcos 2018
Acrílico S/lienzo
90 x 120
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Montaña 1 2018
Tiza y acrílico
100 x 120
Juan Bezzati

Juan Bezzati

La realidad es una construcción ó 6 versiones de un ramo de flores secas 2019
Acrílico S/lienzo
60 x 80
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Pret a porte 2019
Madera ensamblada
25 x 45 x 15
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Toro 2017
Madera ensamblada
15 x 20 x 15
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Pesca del día 2018
Papel y alambre
80 x 160
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Elongando 2017
Papel reciclado
70 x 60 x 15
Juan Bezzati

Juan Bezzati

Test de vuelo 2017
Cartón reciclado
170 x 60 x 60

Galería ÁUREA representa al arte Iberoamericano Contemporáneo y emergente

Contacto

  • Calle Martín De los Heros 74, bajo Madrid

  • dummy+34 652 773 708

  • dummy info@galeriaurea.com

Beneficios

Condiciones para el artista:

  • Un contrato con clausulas claras 
  • Una garantía de venta
  • Pago en 10 días
  • Venta sin comisión para el artista